Cómo liderar un equipo: 5 lecciones del fútbol internacional para empresas

ago 15, 2018 - 6 minutos de lectura

Después de un intenso verano con el Mundial de fútbol de Rusia, La Liga arranca de nuevo y con ella empieza la competición que enfrentará 20 equipos para conseguir diferentes objetivos de club.

Cuando se habla de fútbol, normalmente nos centramos en los jugadores, pero muchas veces olvidamos las grandes organizaciones que hay detrás de equipos nacionales y clubes privados. Grandes empresas con estructuras complejas que trabajan para conseguir un objetivo común: ganar.

El talento de los jugadores y entrenador son la cara visible del fútbol, los goles y títulos son los principales ‘kpi’ (key performance indicator, los ‘indicadores clave de rendimiento’). Sin embargo, cada equipo cuenta con toda una estructura organizativa que trabaja coordinadamente, con un logo-escudo, unos valores compartidos, una historia, objetivos comunes y diferentes modelos de administración-filosofía de club.

Cada equipo que compite en la Liga 2018-19 cuenta con equipos de como máximo 25 jugadores inscritos (fichas federativas). Sin embargo, durante las 38 jornadas que dura la competición, la orquesta que es un club de fútbol contará con un staff técnico formado fisioterapeutas, entrenadores físicos y nutricionistas, tal vez incluso cocineros, personal de comunicaciones y conductores de autocares.

En el centro de esta tormenta, el entrenador es “el jefe”. Bajo la atenta mirada de los medios de comunicación, tiene la presión de conducir al equipo hacia los objetivos fijados a principio de temporada.

photo-1517927033932-b3d18e61fb3a

Lección #1: Cuidar los detalles

¿Te has preguntado alguna vez qué tienen en común Mauricio Pochettino, Diego Simeone y Pep Guardiola? Todos ellos consideran al técnico argentino Marcelo Bielsa como el entrenador más influyente del mundo del fútbol. Durante la convulsa carrera de Bielsa, ha disfrutado de exitosas temporadas administrando las selecciones nacionales de Argentina y Chile.

Conocido como el "loco", Bielsa es famoso por su atención al detalle que va más allá de lo obsesivo, de ver partidos incontables veces en video antes dar instrucciones a sus jugadores; a menudo entrena las diferentes unidades de su equipo (porteros, defensas, mediocampistas, atacantes) completamente por separado y en diferentes momentos para que puedan enfocarse en sus propias formaciones, y solo se junten todo el día del partido.

Imagina a un manager con la misma obsesión por la satisfacción del cliente, que coordine y asesore a sus diferentes equipos de trabajo con el mismo detalle Bielsa, cuidando las expectativas del personal y entendiendo sus necesidades.

Lección #2: El manager no es la estrella

Vicente del Bosque ganó la Liga de Campeones y La Liga dos veces con el Real Madrid, antes de pasar a dirigir el período más exitoso en la historia de la selección española que ganó la Copa del Mundo en 2010 y la Eurocopa en 2012.

Se escribe poco sobre el estilo de gestión de Del Bosque, y algunos sectores escépticos argumentan que su éxito de debió al trabajo de su antecesor, Luis Aragonés, y que tuvo la fortuna de dirigir la era galáctica del Real Madrid, cuando el equipo contaba con estrellas más grandes del planeta, y un equipo nacional que contó con Xavi, Iniesta, Puyol, Villa y Ramos. Sin embargo, como la historia ha mostrado y así afirman muchos dirigentes y expertos en gestión de equipos, contar un grupo de alumnos de alto rendimiento no siempre equivale al éxito, especialmente si el gerente también quiere sobresalir.

El genio de Del Bosque fue proporcionar silenciosamente una plataforma para que su talentoso equipo prosperara y no permitiera que su ego interviniera.

 

photo-1518604964608-053f9db26a16

Lección #3: El valor de trabajar en equipo

Después de una exitosa carrera en la Juventus, Marcello Lippi dirigió a Italia hacia la victoria en la Copa del Mundo en Alemania en 2006.

Lippi entendió el fútbol como un deporte de equipo, donde los jugadores trabajan conjuntamente, dibujando la analogía entre un equipo que funciona bien y una unidad familiar psicológicamente saludable.

Lippi fue esencialmente un precursor de las filosofías de gestión empresarial más modernas, ya que enfatizó el espíritu de equipo sobre las habilidades individuales y le dio gran importancia a la relación entre jugadores.

Lección #4: Un gran trabajador no es siempre un gran manager

Hristo Stoichkov fue posiblemente el mejor jugador búlgaro de todos los tiempos, un torbellino de energía, astucia y habilidad que ayudó al Barcelona a conseguir cuatro títulos de La Liga consecutivos. Sin embargo, era un entrenador terrible. No solo no logró que Bulgaria se clasificara para la Copa Mundial 2006; su temperamento fogoso también llevó a tres jugadores (dos de los cuales eran capitanes) a negarse a jugar para el equipo nacional bajo su dirección.

Por el contrario, Arrigo Sacchi es uno de los entrenadores más influyentes que haya visto el mundo de fútbol, construyendo el gran Milán de finales de los 80 con Van Basten, Gullit y Rijkaard. Además, también llevaría a Italia la final del mundial del 1994. Lo curioso, es que Sacchi nunca había jugado fútbol profesional y de hecho, había pasado tiempo como vendedor de zapatos antes de convertirse en entrenador.

Cuando fue interrogado sobre ello, bromeó con una frase célebre:

"No sabía que para poder ser jinete se necesitara haber sido antes un caballo”.

Lección #5: La autoconfianza no tiene porqué ser negativa

A Brian Clough a menudo se le proclama "el mejor entrenador que Inglaterra nunca tuvo". Y décadas antes de que José Mourinho se autoproclamara "the special one" (el especial), Clough ya dejó para la posteridad la cita en la que muestra la inquebrantable fe que tenía en sus propias habilidades.

"No digo yo que fuera el mejor entrenador del mundo, pero siempre estuve en el Top-1"

Con tanta certeza y carisma, Clough guió a un equipo humilde y pasado de moda como era el Nottingham Forest, de la segunda división inglesa hasta lo más alto de la clasificación de la Premier League, consiguiendo también el hito mundial de ganar en dos ocasiones la Copa de Europa. Sin embargo, es cierto también que Clough causó polémica, pero de él podemos aprender la importancia de tener un líder motivador e inspirador y del valor de creer en un proyecto de equipo.

Artículo adaptado por Eduardo Aizpun.

Comparacion Plataforma comunicacion interna empresas
Matt Warnock

Escrito por Matt Warnock

Matt is an experienced journalist-turned-content marketer who writes about all things tech, SAAS and B2B.